lunes, 23 de marzo de 2015

Palma de Mallorca, la mejor ciudad del mundo para vivir (aunque también tiene sus defectos...)



He tenido la suerte de vivir y trabajar en Palma de Mallorca en un par de ocasiones y con un precioso recuerdo de esa etapa, en parte también culpa de la propia ciudad, conocida como "ciutat" en toda la isla. Palma tiene un precioso casco histórico, un clima envidiable, la espectacular fachada al mar, playas a las que puedes acercarte andando, deliciosa gastronomía (si sabes huir del circuito turístico, lo cual a veces es complicado) y la Sierra de Tramontana, Patrimonio de la Humanidad, o algunos de los pueblos más bonitos de España, a un paso.

Por todo ello el diario "The Times" ha escogido a Palma de Mallorca como la mejor ciudad para vivir en el mundo. La ciudad balear encabeza una lista con los 50 lugares predilectos del planeta según el equipo de periodistas de viajes del diario, basándose en datos y estadísticas sobre el clima, la calidad de vida y el entorno. Además, se destaca la conexión de Palma con la cultura británica y en definitiva la capital balear se recomienda para unas vacaciones o para trasladarse definitivamente.

La ciudad española supera a lugares como Berlín (mejor gran ciudad con un presupuesto ajustado), Toronto (mejor destino para los urbanitas), Auckland (mejor ciudad marítima) y Hoi An en Vietnam (mejor urbe gastronómicamente hablando). Todo se puede leer en el artículo "Best Places to Live in the World: Earthly pleasures" ('Los mejores lugares del mundo para vivir: Placeres terrenales'). Según los redactores, Palma es "una de las más pintorescas ciudades españolas que pensamos que lo tiene todo".


Bueno, diría que Palma de Mallorca lo tiene casi todo, junto a los atractivos que he mencionado al principio destacaría que tiene ocio para todos los públicos, hay zonas para salir de noche, zonas de esparcimiento para los niños, una bonita arquitectura, bastante oferta cultural (aunque no hay que dejar de consultar la agenda del resto de la isla), lugares para todo tipo de compras (¡tiene mercado, tiendecillas tradicionales, Ikea y Corte Inglés!)... Y aunque la playa no es de las mejores de la isla, tenerla cerca es un plus.

Pero, una de las cosas que eché en falta nada más llegar a la ciudad es la mala conexión en transporte público con otros lugares de la isla. Cierto es que en el artículo de "The Times" señalan que Palma es la puerta de entrada a una isla encantadora, pero ojo, esa puerta no es tan fácil de abrir. Por eso, si vas a vivir a la isla, conviene tener coche para moverse. Necesitas coche, diría yo, si no quieres que "el efecto isla" te engulla.

Otro de los pequeños inconvenientes con los que me encontré en Palma es que los domingos la ciudad queda medio desierta. Mucha gente sale a otros lugares, de excursión a pasar el día o porque tienen una segunda residencia en otro lugar de la isla. De modo que, teniendo sus ventajas (al final sacas el lado positivo de todo, ¡y es toda una experiencia también recorrer sus calles vacías!), también puede torcerse el día si quieres hacer alguna compra o comer fuera de los lugares del circuito turístico.

Y aquí entro en otro de los inconvenientes que, a mi parecer, tiene Palma de Mallorca. Y ese es que el turismo que invade la isla también acapara la ciudad. Los precios suben, la calidad baja en ocasiones. Si eres novato en la ciudad, te la pueden "pegar" más de una vez. Hay zonas como la cercana a la Catedral (la Sé) o la Lonja en los que es difícil encontrar un bocadillo o un café a un precio razonable.

Por último, señalar que vivir en Palma, al igual que vivir en cualquier otro punto de la isla o, en general, en cualquier isla, tiene la desventaja de que para salir no puedes coger "carretera y manta". La sensación de aislamiento a veces es literal y es algo que muchas personas no pueden superar, aunque he de reconocer que yo me acoplé bastante bien en este sentido y solo lo noté en un par de ocasiones (por ejemplo, cuando te cancelan un vuelo en el último momento; pero, ¿no me hubiera pasado lo mismo estando en la península?). Sabes que para viajar has de hacerlo en avión (hay que empadronarse para beneficiarse de los descuentos de residente) o en barco y a veces es complicado encontrar opciones asequibles. Podéis imaginar que, para alguien acostumbrado a viajar a menudo, esto puede resultar un escollo.

Claro, que estas desventajas de Palma de Mallorca quedan superadas por otros muchos encantos. Rincones sorprendentes como sus patios o las coloridas Ramblas llenas de flores, pequeñas tiendas con algunas de las ensaimadas o sobrasadas más fabulosas de la isla,  pubs donde pasarlo en grande con tu música favorita, museos para recrearse, teatros para entretenerse, restaurantes y cafés en entornos únicos, parques y paseos para hacer deporte o disfrutar del cine de verano... Buenos, bueno... la morriña ya empieza a hacer efecto... Aquí os dejo algunas fotos más de la ciudad a la que espero volver muy pronto.






4 comentarios:

Vuelos Palma de Mallorca dijo...

Fantástica entrada, me gustaría destacar como lugar que visitar en cualquier visita a Palma la zona de Santa Catalina, que desde hace unos años se ha convertido en un referente en cuanto a cocina internacional.

Carolina dijo...

Hola Eva! Mi nombre es Carolina. Tengo pensado instalarme en Mallorca, pero en Pollenca o en Alcudia para trabajar durante la temporada. Soy argentina pero con ciudadania holandesa. Quería preguntarte de qué trabajaste? Si fuiste a hacer temporada, o si tenés algún consejo para darme, cualquiera será bienvenido. Saludos!

Eva Paris dijo...

Hola, Carolina, trabajé de profesora durante varios años, viví en Palma y también al norte de la isla que es donde quieres ir, en Ca'n Picafort. Es una zona bonita :) Un saludo!

Eva Paris dijo...

Hola, Carolina, trabajé de profesora durante varios años, viví en Palma y también al norte de la isla que es donde quieres ir, en Ca'n Picafort. Es una zona bonita :) Un saludo!