sábado, 21 de octubre de 2006

Las cloacas del mundo


El Instituto Blacksmith, una organización conservacionista con sede en Nueva York, ha elaborado un listado de las 10 ciudades más contaminadas del mundo en 2006. Una enumeración que nos abre los ojos ante realidades que nos quedan muy cerca y que a veces olvidamos o simplemente las desconocemos. Especialmente me ha sorprendido la inclusión de una ciudad de un destino tan turístico como República Dominicana, del que solemos escuchar maravillas. Cinco ciudades de la antigua URSS, otra latinoamericana y una de China, India y Zambia encabezan la lista mundial de urbes más contaminadas del planeta.

El informe ha analizado 300 ciudades, 35 de las cuales fueron seleccionadas para examinarse más minuciosamente hasta llegar al triste top ten. No se establece un orden concreto entre estas 10 porque en muchos países no hay registros sanitarios precisos. Los puntos analizados por el comité de expertos en medio ambiente para tomar la decisión han sido varios: el volumen de la población afectada, la gravedad de la toxina o toxinas analizadas, las complicaciones médicas en el desarrollo de los niños, la existencia de contaminación ambiental y el nivel de salud de la población en general.

Éste es el triste listado de las 10 ciudades más contaminadas del mundo en 2006. Nos detendremos en ellas más adelante:

Chernobyl, Ucrania
Dzerzhinsk, Rusia
Haina, República Dominicana
Kabwe, Zambia
La Oroya, Peru
Linfen, China
Maiuu Suu, Kyrgyzstan
Norilsk, Rusia
Ranipet, India
Rudnaya Pristan/Dalnegorsk, Rusia

Vía: Instituto Blacksmith

4 comentarios:

Hugo Denis dijo...

Interesante información. Siempre he pensado que las ciudades ex-soviéticas eran grises y contaminadas, y esto lo confirma. Los países del este europeo también eran así hace unos años, pero desde que acabó el comunismo parece que se han depurado.

Saludos.

Eva Paris dijo...

Hola. Efectivamente, en la lista aparecen lugares que ya nos podíamos imaginar, y otros menos conocidos... Una pena que la mano del hombre haya dado lugar a estas situaciones.
Saludos

Anónimo dijo...

La Blacksmith Institute ha realizado una investigación sobre las ciudades más contaminadas del mundo y llegó a la conclusión que la Oroya es la 5ta.. más contaminada: Ha sido muy benévola; de acuerdo a mis investigaciones de varios años que vengo difundiendo, la Oroya es la más contaminada del Perú, América latina y también del mundo y cada vez se está contaminándose más. Cuando la Oroya estaba en manos de Centromin eliminaba por la chimenea de 167.500 metros de altura en promedio, por día y toneladas: bióxido de azufre 1000, plomo 2500, arsénico 2500, cadmio 80, material particulado 40 y así sucesivamente, más 24,000 de gases tóxicos producto de la combustión incompleta del carbón, sin contar lo que se eliminaba por el incinerador industrial y de las 94 chimeneas pequeñas (PAMA. El Complejo Metalúrgico de la Oroya, 1996). Doe Run envía cada 3 meses las concentraciones de los metales pesados al Ministerio de Energía y Minas y con estos datos Cederstav ha demostrado que la contaminación se ha incrementado; por ejemplo el bióxido de azufre se ha elevado a cerca del 300% (Cerderstav. La Oroya no Espera, 2002).La Asociación Interamericana del Ambiente dice que la calidad ambiental de la Oroya se ha deteriorado severamente, desde que Doe Run se hizo cargo y la misma empresa declara que las concentraciones de los gases de metales pesados se ha incrementado en el aire: plomo 1160%, cadmioi 1990% y arsénico 606% (Portugal C y Cols. Los Humos de Doe Run, 2003)

jeronimo jonas dijo...

Desgraciadamente yo pase por La oroya y po¡ude comprobar con el olfato y la vista ,la tremenda contaminación, pase en bus y desde que nos fuimos acercando a la población todo se convertia en gris, la gente tenia mala cara , todo era muy sucio y pobre. esta en una zona de alta montaña andina y sin vegetación, mi deseo fue el de decirle a todos ¡¡ iros de aquí !! no me atreví a bajar del bus, ya que desde el mismo me tapaba la nariz y la boca y deseaba que durase lo menos posible el paso por aquel lugar tan triste.